Actualidad

El Club de la Ciencia


Ensayo y error

Alumnos de Bachillerato experimentando, construyendo y reinventando las bases del conocimiento como auténticos investigadores. Este es el objetivo del ‘Club de la Ciencia’ de la Universidad de Navarra; una singular iniciativa de inmersión científica dirigida a estudiantes del último curso de enseñanzas medias que, unidos por la inquietud de dar un paso más en su itinerario académico, se atreven a adentrarse en el complejo universo de la Química, la Biología o las Ciencias Ambientales como detectives de la ‘verdad’ empírica. María Díaz, María Vargas y Alejandro Fajardo han asumido el reto planteado por la institución académica navarra y desde el pasado mes de octubre forman parte del grupo de elegidos que conforman esta iniciativa de enriquecimiento curricular que es además una extraordinaria propuesta formativa para estos futuros titulados medios.

Llegar hasta este punto no les ha resultado fácil. El argumento de la inquietud investigadora resulta anecdótico ante un comité de selección que debe valorar las propuestas de miles de estudiantes de centros de toda la geografía nacional, que además aportan expedientes de calificación con un mínimo de 8 sobre 10. Los tres, sin embargo, pasaron la criba y ahora se cuentan entre el medio centenar de pre-universitarios españoles que han obtenido un boleto para compartir sesiones didácticas de alto desempeño práctico con docentes e investigadores de referencia en el panorama de la Enseñanza Superior española.

Éstas son las impresiones de nuestros protagonistas tras las primeras jornadas de trabajo:

¿Cómo funciona el ‘Club de la Ciencia’?

Durante el curso 2017-2018, los 60 alumnos seleccionados para el programa se reunirán los miércoles en jornadas de trabajo de una hora. Cada sesión, impartida por un investigador de reconocido prestigio, versará sobre una rama de la Ciencia. Las clases tendrán un contenido práctico. El objetivo es motivar a los alumnos para que tomen conciencia sobre la importancia del conocimiento científico. La Facultad de Ciencias proporcionará a los participantes el material necesario, así como las medidas protectoras adecuadas para cada una de las prácticas. Los alumnos que realicen la actividad a distancia –como es el caso de los tres estudiantes de El Pinar-  podrán acceder al vídeo de la sesión una semana después de su grabación y realizar así las preguntas que estimen convenientes a los investigadores a través del correo electrónico del responsable de promoción de la citada facultad. Los jóvenes que logren finalizar el programa con éxito podrán obtener el diploma acreditativo correspondiente.

El Club de la Ciencia