Actualidad

El matiz de la esperanza


Pintando sueños

Arte y Paz. Sin duda, el más fuerte de los binomios con los que estimular la mente de cientos de niños malagueños en busca de soluciones para crear una sociedad más justa. Una realidad que se puede y se debe construir desde la Educación y con las mejores herramientas que estos pequeños y pequeñas tienen a su alcance… Folios en blanco y lápices de colores. No existen armas más potentes con las que cambiar el enfoque de nuestra mirada. Con este espíritu y bajo el nombre ‘Pintando un mundo mejor. Mil sonrisas por la Paz’ la firma Pinturas Andalucía (PA) ha puesto en marcha un concurso solidario con el que premiar el boceto escolar de la provincia que mejor refleje los valores de hermandad, ayuda, reparto equitativo de recursos y entendimiento entre todos los pueblos del planeta. Además y paralelamente, la empresa ha donado miles de pulseras a los centros participantes para que los alumnos puedan recaudar fondos con su venta y así donar el dinero conseguido con la campaña a la ONG ‘Imagine’, que trabaja por la mejora de la calidad de vida y por la Educación de los niños del Sáhara marroquí… Pues bien; en el cole ya tenemos los seis primeros ganadores que pasarán a la gran final provincial… Se trata de:

Álvaro Ruiz de Mier (3º B); EN LA CATEGORÍA 1; seguido por Marina Cuadros (3º B) Y Micah Talley (2º B).

Saray Jiménez (5º B) se ha impuesto en la CATEGORÍA 2, seguida de Martina Rodríguez-Vila (5º A) y Yingxin Chen (4º B)

Todos los dibujos clasificados estarán subidos y expuestos en la web de Pinturas Andalucía después de Navidad y se abrirá un proceso de votaciones para determinar el vencedor general del concurso. Será a través del sistema de votación on-line abierta, por lo que OS ANIMAMOS A VOTAR POR EL CANDIDATO DEL COLEGIO EL PINAR. EL TRIUNFADOR FINAL SERÁ EL QUE MÁS VOTOS COSECHE ANTES DEL 30 DE ENERO, FECHA EN LA QUE SE HARÁ ENTREGA DEL PREMIO AL GANADOR ABSOLUTO DE LA CAMPAÑA.

El matiz de la esperanza
leer todo

Un viaje al origen del conocimiento

Como ya sabéis, este trimestre los niños y niñas de la etapa de Infantil han recorrido la Grecia clásica en busca de conocimientos con los que avanzar en su recorrido académico. Lo han hecho a bordo de esa particular máquina del tiempo con la que, entre otras travesías, también viajaron al antiguo Egipto o a la China imperial. Por unos meses y aunque sin pasaporte, pero sí con grandes dosis de imaginación, se han convertido en ciudadanos de la antigua hélade. Los peques han esculpido estatuas, han construido templos, han garabateado el alfabeto clásico, moldeado cerámica y hasta pintado mosaicos. Incluso han orado al gran Zeus en busca de uno de los maravillosos anillos olímpicos con los que deberán organizar una gran olimpiada a partir de enero. El tránsito por el mundo helénico ha resultado ser toda una aventura del saber que les ha ayudado a descubrir letras, números, formas geométricas, conceptos espaciales o colores y texturas. También a ver y a tocar instrumentos musicales. Hoy hemos puesto un punto y seguido a esta experiencia con un fabuloso espectáculo que nos ha llevado a interpretar el arte de la singular danza ‘Sirtaki’…
Un viaje al origen del conocimiento
leer todo

Ciclos Formativos: ‘Prácticas en casa’


Enseñar Emocionando

¿Qué ocurre cuando ponemos a funcionar la ‘máquina de fabricar ideas’ en el Colegio El Pinar? Pues lo normal cuando se da cuerda a un mecanismo perfectamente ajustado y engrasado. Surgen planes, proyectos, trabajos, pero sobre todo historias muy humanas y reales que dan vida al lema de ‘aprender haciendo’.

Mariví, Noelia, María, África, Nerea y Lucy; alumnas veteranas de nuestro Ciclo Superior de Educación Infantil, han llevado esta semana al terreno de la acción de campo una práctica que, más allá de los conocimientos teóricos adquiridos en el marco del currículo académico del módulo ‘Expresión y Comunicación’, les ha permitido crecer como futuras tituladas y ensayar intervenciones de clase únicas con las que ganarse las mil sonrisas posibles de los pequeños de las etapas iniciales del centro.

Como se diría en el jerga deportiva, las seis jóvenes lo ‘hicieron bonito’. Se entregaron con los infantes y se los metieron en el bolsillo desde que plantaron el primer pie en el aula. Lo dieron todo, de eso no hay duda. Inventaron. Mucho y a base de bien. Se sacaron de la manga juegos nunca vistos (‘La palabra mentirosa’, ‘El tiburón comeletras’, ‘Bota la sílaba’, ‘Pinta vocales’, ‘Baúl de las letras’… ); ‘trucos’ de diversión e innovación pedagógica y hasta ejercicios de contorsionismo inéditos hasta la fecha. Cosas raras que diría aquel; pero, sin duda y a la vista de los resultados, efectivas en la búsqueda de objetivos como el reconocimiento de palabras significativas en el entorno de los alumnos, la iniciación en el trazo de las diferentes grafías, el trabajo en grupo, el fortalecimiento de los vínculos afectivos, el desarrollo de las habilidades de motricidad fina, etc.

Una intervención didáctica para enmarcar que tuvo lugar bajo la atenta mirada y el apoyo cómplice de las maestras del ciclo… Un buen trabajo que además contará como una experiencia inolvidable y única en la trayectoria de las futuras graduadas que en breve iniciarán el periodo de prácticas regladas en empresas del sector…

Ciclos Formativos: ‘Prácticas en casa’
leer todo

Un vuelo por los micrófonos de ‘Polo Digital’ Málaga

Hablamos de nuestro proyecto de ‘Drónica’ en el aula, así como de la reciente  participación del cole en la edición de SIMO 2017 en los micrófonos de Cope Málaga. Los compañeros Marcos Chacón y Andrés García, del espacio ‘Polo Digital’, dedicado a los proyectos de vanguardia e innovación de la provincia de Málaga, charlan con el profesor de Robótica de El Pinar Ignacio Arias sobre nuestro paso por esta importante feria internacional de tecnología aplicada a la Educación. Os dejamos con un resumen de lo que dio de sí la entrevista en este exclusivo programa de divulgación tecnológica en el que volvemos a ser protagonistas:

Un vuelo por los micrófonos de ‘Polo Digital’ Málaga
leer todo

EL PINAR, EN LAS I JORNADAS MALAGUEÑAS DE INVESTIGACIÓN BIOMÉDICA

¿Qué camino sigue un medicamento desde que la ciencia contempla su creación hasta que llega al enfermo? ¿Cómo, por qué y para qué se producen fármacos? ¿Quiénes se encargan de desarrollarlos? ¿De qué manera nos ayudan y cuál es el sentido de los tratamientos? A éstas y otras cuestiones respondieron en clave didáctica médicos, pacientes y especialistas del sector farmacéutico en las I Jornadas andaluzas de divulgación Biomédica para estudiantes que tuvieron lugar en el Hospital Regional Materno Infantil y al que fueron invitados medio centenar de alumnos de Bachillerato y Ciclos Formativos del Colegio El Pinar.

Bajo el título ‘Acercando la Ciencia a las escuelas. Investigación y desarrollo de medicamentos’ jóvenes de los institutos  malagueños de los Salesianos, Jesuitas y Santa María de los Ángeles asistieron a este evento formativo que, organizado por FIMABIS –Fundación Pública para la Investigación en Málaga en Biomedicina y Salud-, es la primera vez que se celebra en nuestra comunidad y en el que actuaron ponentes de la entidad del doctor Emilio Alba, director de la Unidad de Gestión Clínica Intercentros de Oncología de los Hospitales Regional y Virgen de la Victoria, integrantes de la Asociación de Mujeres Operadas de Cáncer de Mama de Málaga (ASAMMA) o representantes de Farmaindustria. Experiencias como ésta tan sólo habían tenido lugar en grandes ciudades como Madrid o Barcelona. Nuestros alumnos tuvieron la oportunidad de escuchar a expertos de distintas áreas que les explicaron la importancia del papel que desempeñan la industria, la sanidad pública y la sociedad en la investigación biomédica, de manera que se puedan formar una visión global del proceso de desarrollo de un medicamento desde una perspectiva industrial, asistencial y social.

EL PINAR, EN LAS I JORNADAS MALAGUEÑAS DE INVESTIGACIÓN BIOMÉDICA
leer todo

Un campo de ideas


Cultivando futuro

Un par de sacos de serrín –biomasa que se diría en el argot-, decenas de manos pequeñas pero seguras y toneladas de ilusión por metro cuadrado… Estos han sido los recursos desplegados esta semana por los niños y niñas de Primaria para continuar enriqueciendo el ‘Agroaula’ de El Pinar con el abono de las promesas de abundancia en la cosecha de invierno. Proteger lo que tanto trabajo ha costado plantar y cuidar. De eso ha tratado la lección de estos días; una tarea a la que los hortelanos se refieren como ‘acolchar’ la tierra.

Después de tres meses de frenética actividad de campo –en la que no ha faltado el arado, preparación de tierra y retirada de malas hierbas-; en los bancales luce ya el verde de los brotes de lechuga, espinaca, acelgas, coles, borrajas y hasta manzanilla, eneldo, perejil, tomillo, romero, cilantro, aloe vera o lavanda. Si subimos al nivel superior del área de cultivo también veremos claveles, rosas o violetas. Tres estadios de producción –hortalizas y vegetales, aromáticas y flores- que coinciden con las tres ramas de emprendimiento sobre las que gira el proyecto del huerto escolar de este curso. La imaginación, el trabajo en equipo y la acción cooperativa son los motores que impulsan un proyecto colectivo que no para de crecer y enriquecerse temporada tras temporada.

Este año hemos sido capaces de iniciar la germinación partiendo de nuestras propias semillas, granos de los frutos guardados tras la campaña anterior. Por tanto, si todo va bien, cuando abordemos la recolección invernal de alimentos podremos estampar el sello ‘Made in Pinar’ en cada lechuga o acelga. Sería un buen comienzo. Pero esa es una historia que aún está por escribirse. De momento, seguimos en la brecha. Vamos dando forma a iniciativas que van desde la intervención sobre el terreno que están llevando a cabo los niños y niñas de Primaria hasta el desarrollo de ingeniosas propuestas de innovación, fabricación de productos de tercera gama o acciones de marketing, publicidad y comercialización que mueven los engranajes mentales de los chavales de Secundaria…

A estas alturas AgroPinar es más que el nombre comercial de la empresa inventada por los cientos de niños, niñas y jóvenes que cada semana pasan por la parcela de cultivo del centro. Bastante más, de hecho. AgroPinar es una factoría de ideas, un huerto de valores, una cadena de montaje de sueños y un aula al descubierto desde la que las ocurrencias e ilusiones de los pequeños se esparcen a los cuatro vientos.

Un campo de ideas
leer todo

NOVIEMBRE DULCE

Como cada curso nos vestimos de ocre y oro para mostrar gratitud por los dones que nos regala la madre naturaleza en esta estación tan mágica y especial… Hojas secas, castañas y dulces; pero sobre todo risas, música, baile y momentos entrañables en familia. Así es NOVIEMBRE en el Colegio El Pinar:

NOVIEMBRE DULCE
leer todo

El Club de la Ciencia


Ensayo y error

Alumnos de Bachillerato experimentando, construyendo y reinventando las bases del conocimiento como auténticos investigadores. Este es el objetivo del ‘Club de la Ciencia’ de la Universidad de Navarra; una singular iniciativa de inmersión científica dirigida a estudiantes del último curso de enseñanzas medias que, unidos por la inquietud de dar un paso más en su itinerario académico, se atreven a adentrarse en el complejo universo de la Química, la Biología o las Ciencias Ambientales como detectives de la ‘verdad’ empírica. María Díaz, María Vargas y Alejandro Fajardo han asumido el reto planteado por la institución académica navarra y desde el pasado mes de octubre forman parte del grupo de elegidos que conforman esta iniciativa de enriquecimiento curricular que es además una extraordinaria propuesta formativa para estos futuros titulados medios.

Llegar hasta este punto no les ha resultado fácil. El argumento de la inquietud investigadora resulta anecdótico ante un comité de selección que debe valorar las propuestas de miles de estudiantes de centros de toda la geografía nacional, que además aportan expedientes de calificación con un mínimo de 8 sobre 10. Los tres, sin embargo, pasaron la criba y ahora se cuentan entre el medio centenar de pre-universitarios españoles que han obtenido un boleto para compartir sesiones didácticas de alto desempeño práctico con docentes e investigadores de referencia en el panorama de la Enseñanza Superior española.

Éstas son las impresiones de nuestros protagonistas tras las primeras jornadas de trabajo:

¿Cómo funciona el ‘Club de la Ciencia’?

Durante el curso 2017-2018, los 60 alumnos seleccionados para el programa se reunirán los miércoles en jornadas de trabajo de una hora. Cada sesión, impartida por un investigador de reconocido prestigio, versará sobre una rama de la Ciencia. Las clases tendrán un contenido práctico. El objetivo es motivar a los alumnos para que tomen conciencia sobre la importancia del conocimiento científico. La Facultad de Ciencias proporcionará a los participantes el material necesario, así como las medidas protectoras adecuadas para cada una de las prácticas. Los alumnos que realicen la actividad a distancia –como es el caso de los tres estudiantes de El Pinar-  podrán acceder al vídeo de la sesión una semana después de su grabación y realizar así las preguntas que estimen convenientes a los investigadores a través del correo electrónico del responsable de promoción de la citada facultad. Los jóvenes que logren finalizar el programa con éxito podrán obtener el diploma acreditativo correspondiente.

El Club de la Ciencia
leer todo

Un campus con Google y Microsoft


Ciencia y Tecnología al servicio de las Humanidades

Hay veranos que dan para mucho; ¿pero a cuantos se les puede colgar el cartel de “el mejor” de una vida? ¿qué tiene que ocurrir para que la proyección de esos meses pueda ser tan larga? ¿a dónde debe llegar la sucesión de emociones, experiencias y momentos únicos para alcanzar el título de “inolvidables”? Para la joven de Bachillerato Mari Paz Romero la respuesta a todas estas preguntas se encuentra a sólo un ‘click’ de ratón… Con ‘este’ play arranca un corto construido con las risas, anécdotas y jornadas de trabajo de algunos de los más excelentes estudiantes del panorama educativo nacional… Es la historia del singular ‘Humanities, Sciences and Technology’ –HST- de la Universidad Camilo José de Madrid y es también el relato “inolvidable” de una de nuestras grandes alumnas de Enseñanzas Medias:

Existen muchas formas de asomarse al mundo de la Enseñanza Superior; pero no todas presentan el sugerente poder de atracción del ‘HST’ de la conocida institución académica madrileña… Talleres en el Centro Europeo de Astronomía Espacial (ESAC) de Villanueva de la Cañada, sesiones de trabajo en el Campus Google de Madrid, programas de acción solidaria acompañando a miembros de la ONCE y a sus perros guía, actividades en el Global Sports Innovation Center de Microsoft y un largo etcétera de iniciativas de emprendimiento e innovación en las que el objetivo es la adquisición de competencias transversales con un creativo programa de experimentación que combina humanidades, cultura, ciencias y arte. Un itinerario de aprendizaje fundamentado en el intercambio de ideas entre jóvenes de toda España a los que une el nexo común de su inagotable inquietud por el conocimiento. En su edición de 2017, el ‘HST’ ha tenido un marcado acento andaluz y malagueño; un aporte de frescura en el que el Colegio El Pinar ha puesto su grano de arena.

Un campus con Google y Microsoft
leer todo