En los medios

BALANCE DE CURSO EN CANAL MÁLAGA

NUESTRA coordinadora COVID; EN ANTENA

Cerramos el segundo año académico de pandemia con uno de los cursos más complejos de la historia reciente de la Educación española ya concluido. La comunidad educativa de nuestro centro ha vuelto a darlo todo para que la campaña lectiva 2020/21 haya podido transcurrir con toda la normalidad que las circunstancias actuales nos permiten. 

En la antesala del curso venidero y con los preparativos de la temporada 2021/22 ya en marcha, un año en el que la seguridad y las medidas de prevención volverán a estar sobre la mesa, la coordinadora del Plan COVID-19 y responsable de Instalaciones y Servicios Auxiliares de la Educación en El Pinar Virginia Ruiz Hilario hace balance de todo lo acontecido en estos meses a través de los micrófonos de Canal Málaga RTV, la radiotelevisión municipal de la capital. Este es el corte de su intervención en directo. 

BALANCE DE CURSO EN CANAL MÁLAGA
leer todo

RECAUDACIÓN HISTÓRICA

MÁS DE 5.000 euros para fines solidarios

La movilización de los más de 1.200 estudiantes y docentes del centro con un amplio programa de actividades deportivas, artísticas y de concienciación logra la movilización de toda la comunidad educativa en torno a un evento que, en la duodécima edición, logra la recaudación más alta de su historia

Responsables y representantes de las organizaciones ‘PXE España’, ‘Grupo Girasoles’, ‘Cáritas Parroquial Alhaurín de la Torre’ y ‘Galgos en Familia’ agradecen las donaciones a las familias de la institución académica alhaurina en un acto en el que estuvieron arropados por la directora y el gerente del centro

La comunidad educativa del Colegio El Pinar ofrece más de 5.300 nuevas razones -5.316,62 en concreto- para llevar esperanza y apoyo a personas en riesgo de exclusión, colectivos vulnerables y pacientes de enfermedades raras de toda la provincia. También para respaldar la labor de aquellos que luchan contra el maltrato y el abandono animal con acciones que buscan dar una segunda oportunidad a canes que no lo tienen fácil. ‘Cáritas Parroquial’ Alhaurín de la Torre, ‘PXE España’, la Asociación ‘Grupo Girasoles’ y la organización ‘Galgos en Familia’ han agradecido hoy el enorme apoyo que les ha brindado la comunidad educativa del Colegio El Pinar. Lo han hecho en el acto de recogida de la donación efectuada por el centro -de manos de su Gerente, Antonio Lara; y su directora, María José Salom-; en el que han agradecido el espaldarazo a sus iniciativas de acción social, “que significan mucho, visualizan nuestra labor y nos animan a seguir adelante”, en palabras de Lola Ruiz, responsable de Cáritas Alhaurín; quien tras ensalzar el trabajo en valores que realiza todo el equipo docente y académico del centro, “más aún en este momento tan complicado, comentó que se trata de “algo más que un gesto que, sin duda, agradecerán las decenas de personas a las que atendemos en el municipio”.

En el mismo sentido se pronunció Iluminada Regateiro, de ‘Grupo Girasoles’; dedicada al apoyo, seguimiento y respaldo a la investigación contra el cáncer  infantil, quien comentó que esta acción evidencia que “la solidaridad siempre gana y que los jóvenes nos muestran el camino a seguir”. También la vicepresidenta de ‘PXE España’, Maite González, una organización que lucha contra las enfermedades raras y a la que El Pinar lleva apoyando desde el comienzo de esta cita. Por último, Vera Thorenaar, de ‘Galgos en Familia’, asociación nacida en Alhaurín de la Torre que trabaja con perros abandonados para buscarles esa segunda oportunidad que merecen en cualquier parte del mundo, mostró su agradecimiento por la gran movilización evidenciada por parte del alumnado y equipo docente del centro académico malagueño.

DEPORTE, ARTE Y SOLIDARIDAD

Las actividades desarrolladas en el marco de la XII edición de estas jornadas, que en ediciones anteriores giraban en torno a la ‘Carrera contra el Hambre’ y que contaban con ‘Mercadillos Solidarios’, tómbolas, talleres, paella y exhibiciones deportivas, han sido rediseñadas en esta edición para adaptarlas a las normativas de seguridad sanitaria que impone la situación de pandemia, un hecho que, lejos de mermar su potencial, ha evidenciado que la creatividad y el buen hacer de pequeños y mayores se ha saldado con el mejor resultado de recaudación de la historia del centro.

De esta forma, el tradicional maratón solidario abierto a toda la comunidad educativa, fue dividido por ciclos y etapas para respetar las restricciones de los llamados ‘grupos burbuja’. El avituallamiento contó con el llamado ‘sandwich solidario’ por el que alumnos y familias realizaban una aportación en términos de apoyo económico a la causa.

De la misma forma, los rastrillos presenciales fueron sustituidos por subastas de Arte ‘On Line’ con el objetivo de que padres y amigos, así como cualquier interesado, pudiera pujar por los distintos artículos manufacturados por los jóvenes en el marco de este programa. En la misma línea se puso en marcha la actividad ‘Hucha Solidaria’, que llevó a alumnos de distintas edades y cursos a recoger donativos en los accesos del recinto para seguir incrementando el montante solidario.

RECAUDACIÓN HISTÓRICA
leer todo

TALENTO NOVEL

NOVELISTAS escolares

Blanco y Negro I: La Guerra de los Mundos’ es el primer título de la trilogía de Ciencia Ficción que han desarrollado las estudiantes de primer curso de Secundaria Julia Doblas, Elvira Arronis y Lucía Toré durante un año escolar marcado por el COVID-19; unas circunstancias que han inspirado la primera aventura narrativa de estas tres amantes de las letras que ya tienen sobre la mesa alguna oferta editorial para publicar su obra

Unos corrieron al súper a comprar toneladas de papel higiénico, otros optaron por aplaudir cada tarde desde el balcón y hasta los hubo que hicieron kilómetros dando vueltas a la manzana con el perro. Este año y medio de pandemia, casa y silla de escritorio ha dado para mucho; tanto, que hasta las hay que han encontrado su vocación y la inspiración a la sombra del flexo. Las alumnas Julia Doblas, Elvira Arronis y Lucía Toré no imaginaban hace tan sólo 12 meses que el curso de la COVID-19 sería también el de su estreno como escritoras; un año repleto de emociones fuertes en el que ha visto la luz su ‘opera prima’.

Cargada de acción y escenas en las que se suceden los giros de guión en una lucha entre ‘buenos no tan buenos y malos no tan malos’ que tiene como escenario el planeta Tierra, pero que se libra entre personajes que habitan otros dos espacios del espectro no visible; el supramundo y el inframundo; ‘Blanco y Negro I: La Guerra de los Mundos’ es el relato de un conflicto trepidante centrado en la vida de cinco personajes principales; muy en la línea de las novelas de fantasía que tanto gustan en la actualidad, pero que estas escritoras noveles han aprovechado de una manera magistral para construir una intrahistoria en la que denuncian las consecuencias de la falta de entendimiento y concordia entre la humanidad; luchas que dejan muertos y huérfanos; los efectos del odio y el racismo; el arrinconamiento al que se ven sometidos algunos colectivos; así como una denuncia abierta del machismo. Temas de actualidad que estas estudiantes de destrezas lingüísticas de una de las aulas GAR (Grupo de Alto Rendimiento) del Colegio El Pinar han aprovechado para contar y trasladar al lector en clave narrativa.  

 Se trata de la primera entrega de un trabajo más amplio en el que las tres jóvenes continúan avanzando y del que esperan sacar otras dos entregas durante los años venideros. El próximo, que ya ha sido esbozado en la mente de la ideóloga del proyecto, Lucía Toré, hasta tiene título: ‘El heredero de la profecía’.

 

La historia creativa que rodea a esta obra de ficción sustanciada como iniciativa de innovación didáctica y coordinada por Merche Funes, una de las componentes del equipo Psicopedagógico del centro y supervisora de proyectos de Aula GAR en El Pinar, es tan singular como la propia trama y, al igual que la novela, se encuentra plagada de coincidencias, sucesos reseñables y maravillosas intervenciones del destino. “La principal premisa de trabajo en nuestros proyectos de Aula GAR es la flexibilidad, la libertad de acción y el respeto a la iniciativa de los alumnos. Fue así como en la reunión de principio de curso que mantuve con ellas, surgió la idea de desarrollar esta propuesta creativa en la que ya estaba inmersa Lucía”, cuenta Funes.

TRABAJO DE EQUIPO

Nació en ese momento el grupo de trabajo compuesto por estas tres integrantes en el que se establecieron los roles de ‘escritoras-creadoras’ y ‘editora’. Éste último recayó en Elvira, que también ejerce de ilustradora y que es la encargada de pulir y sacar brillo a la acción literaria que ejercen Julia y la propia Lucía. Sobra decir, remarca Funes, “que la coordinación y el trabajo en equipo en un proyecto como éste son tan importantes como la propia chispa creativa”.

Escritoras a los doce años. No conocemos muy bien las primeras letras del maestro García Márquez a esa edad o los renglones salidos del cuaderno de Vargas Llosa; tampoco como eran los trazos líricos de Alberti; pero estas tres alumnas con una clara ventaja para las letras no sólo han devorado libros y libros en las noches de invierno y en las tardes de verano, si no que han puesto horas y horas de folio y bolígrafo al término de sus tareas escolares para construir este relato de fantasía al que ya le ha echado el ojo algún que otro sello editorial; según confirman sus protagonistas. Preguntadas sobre el por qué de esta afición, del ‘late motiv’ que les ha llevado a embarcarse en una aventura similar, responden con la mayor naturalidad que “nos pusimos a escribir y decidimos crear esta novela porque no podíamos hacer otra cosa. Se trataba de un hecho natural con el que todas estábamos entusiasmadas”.

A la caza de una editorial

Aseguran que esta afición por la narrativa reclama atención, tiempo y esfuerzo. Calculan en “unas diez horas a la semana” el tiempo que invierten en construir estos mundos oníricos y nuevas escenas para los personajes de su saga. Tampoco ocultan que, “como las horas pasan volando cuando estamos trabajando, igual estas diez horas se quedan cortan”, comentan entre risas.

Y ésta es solo una parte de la tarea, claro; pues al ser una obra de coautoría, luego deben dedicar también una parte del proceso a la coordinación, puesta en común de ideas, fragmentos y, sobre todo, a pulir la edición, una responsabilidad que recae en la figura de Elvira. Con el curso 2020/21 ya finiquitado, estas tres escritoras noveles se afanan en dar con el sello editorial más conveniente que se encargue de poner su trabajo en las estanterías de las librerías, una imagen que “es el sueño hecho realidad que buscamos”. Sin embargo, no tienen previsto ceder su creación así como así; pues añaden que ya han tenido alguna que otra oferta para dar salida al relato; “propuesta que hemos rechazado porque no queremos ceder los derechos de la obra sin un buen acuerdo”, puntualizan. A nadie le amarga un dulce. Fama sí, pero no a cualquier precio.

TALENTO NOVEL
leer todo

CRÓNICA DE UNA ORQUESTA

HABLAMOS de música

El Colegio El Pinar continúa innovando en la didáctica de la música y ha formado su propia sinfónica, un proyecto pionero en el ámbito del sistema educativo andaluz

UNA APUESTA MUSICAL TOTAL


 

El valor de la música como herramienta educativa para desarrollar capacidades creativas, aprender a trabajar en equipo o aumentar la confianza en uno mismo es evidente. La música está por ello presente en la gran mayoría de los colegios, sobre todo a través de las extraescolares. Sin embargo, no es nada habitual que un centro apueste tanto por lo musical como para tener su propia orquesta sinfónica como es el caso de El Pinar. Una orquesta en la que los niños «aprenden tocando» y que, pese al Covid, ya ha ofrecido sus primeras actuaciones y tiene el proyecto de crecer, tanto con alumnos de Infantil como abriéndose a cualquier menor aunque no sea del colegio.

«Comenzamos en enero de 2020 pero en marzo se interrumpió con el confinamiento. La semana siguiente habíamos previsto dar nuestro primer concierto con seis temas que teníamos ya montados», explica José Leondenis Jiménez Mujica, violinista y director de la orquesta sinfónica de El Pinar.

Método importado

Leo, como prefiere que le llamen, se formó en el sistema de orquestas infantiles de su país, Venezuela, desde donde llegó hace cuatro años empujado por la difícil situación que se vive allí.

En el Colegio El Pinar ha aplicado su experiencia en Venezuela, donde coincidió con el famoso músico y director de orquesta Gustavo Dudamel. «Una de las características del sistema en Venezuela es que los niños aprenden a tocar dentro de una orquesta. En El Pinar utilizo eso, pero también trabajamos mucho la memoria, la imitación», explica sobre un método que motiva enormemente a los alumnos porque les permite disfrutar del instrumento desde el primer día.

Este curso son una docena los escolares, sobre todo de Primaria, que forman parte de la orquesta sinfónica de El Pinar, impulsada también por el profesor y violinista Nahum Canoura, presidente de La Malagueña Sinfónica.

Una vez a la semana, dan clases de hora y media en pequeños grupos y los viernes se reúnen para hacer un ensayo general de dos horas, explica Leo Jiménez, que asegura que en casa sólo les recomienda practicar unos 15 minutos al día, pero sólo si pueden y sin descuidar sus estudios.

«Los niños tienen que disfrutar de la música. Cuando comienzan sólo viendo teoría y pasan mucho tiempo sin tocar un instrumento, se aburren. Ellos quieren la acción», reflexiona.

El director de la sinfónica de El Pinar explica así el método que aplica con sus alumnos, con el que asegura que también aprenden la teoría aunque de una forma más entretenida.

«Este método se puede comparar con cuando se aprende a leer y antes hay que aprender a hablar. Les enseñamos a hablar cuando tocamos con imitación y memoria», ejemplifica. «Ya les estamos enseñando a leer música para que a final de curso podamos hacer obras más clásicas», añade.

Además, la Sinfónica de El Pinar contará incluso con composiciones propias creadas por amigos del director que se han ofrecido a hacerlas al ver en vídeo los avances de la orquesta en tan poco tiempo.

LARGO RECORRIDO

Este proyecto musical pionero ya tiene sentadas las bases para ampliarse a través del ‘kinder’ musical en la etapa de Infantil, donde los niños están empezando a aprender música a través de clases grupales. «Es el semillero que tenemos. Estos niños podrán pasar a la orquesta en los siguientes años con unos conocimientos más amplios de música», indica Leo Jiménez. De hecho, el próximo curso ya habrá dos orquestas en este centro escolar privado de Alhaurín de la Torre, la actual y la de infantil.

En cuanto a los beneficios generales para los alumnos más allá del aprendizaje y disfrute de la música, el director de la sinfónica de El Pinar destaca el aumento de la capacidad de concentración, la retentiva o a nivel psicomotor.

Aunque ahora, por las medidas anticovid, la mayoría de las actuaciones son con un público muy reducido u online, el objetivo es actuar en otros colegios malagueños para motivarlos a formar más orquestas de este tipo y «que en unos años podamos hacer festivales intercolegiales de música».

La orquesta sinfónica de El Pinar es la última iniciativa que se ha puesto en marcha en este centro, que siempre ha apostado por la innovación en la didáctica de la música. Pero, además, hay muchas otras propuestas implantadas, desde el aprendizaje de las materias curriculares de música en Primaria y Secundaria, al trabajo con pianos e instrumentos de cuerda reales o percusión.

También son habituales las competiciones musicales en las que los estudiantes realizan sus propios espectáculos, al margen de las tres bandas musicales propias con las que cuenta el colegio.

Por su parte, los profesores y maestros de música también tienen una banda de pop-rock que actúa en los distintos eventos.

Igualmente, destacan los Recreos Musicales, en los que los estudiantes tienen a su disposición el aula y todos los instrumentos y recursos del centro para aprender y experimentar a su gusto.

Fuente: Diario La Opinión de Málaga.

Autora: Susana Fernández.

CRÓNICA DE UNA ORQUESTA
leer todo

X SEMANA DE LA CULTURA Y LA CIENCIA: PRENSA

Nuestra ‘Ciencia Escolar’ es noticia en toda Málaga

“Los residuos vegetales del sector Agro andaluz deberían ser la alternativa al plástico en el horizonte de 2050”

La investigadora del ISHM ‘La Mayora’ Susana Guzmán, que desarrolla un trabajo pionero en la búsqueda de materiales biodegradables a partir de fibras vegetales para el envasado de alimentos, habla ante los alumnos de El Pinar del potencial de los residuos de productos como el tomate, las plantas hortícolas y otros vegetales como base para la fabricación de polímeros completamente sostenibles que serán una alternativa ecológica a los recipientes actuales hechos con derivados del petróleo

Con esta charla arranca la X Semana de la Cultura y la Ciencia de la institución académica alhaurina que hasta el próximo viernes desarrolla un programa de actividades que pilotará sobre el eje temático del Año Internacional de las Frutas y Verduras; así como las TIC y la Computación

Los mares, océanos y bosques de medio planeta están salpicados por un derivado del petróleo que envenena a animales y plantas y que también se esconde en forma de nanopartículas en las materias primas de la cadena alimenticia del ser humano. Literalmente, nos lo comemos. El plástico, cuya producción mundial supera actualmente los 300 millones de toneladas, está presente en prácticamente todos los envoltorios y sistemas de envasado; un grave problema porque estos elementos terminan en el agua y en el campo donde se alimentan los animales y peces que luego ingerimos. La solución, según la investigadora del IHMS ‘La Mayora’ Susana Guzmán, la tenemos a la puerta de casa y en Andalucía, región con un potente sector Agro, mucho más cerca. Junto al equipo del que forma parte, esta doctora y experta de la Universidad de Málaga ha logrado desarrollar soluciones para el envasado de alimentos con materiales alternativos al plástico; unos materiales creados a base de polímeros que tienen su origen en la celulosa que precisamente proviene de los desechos de vegetales y plantas como el tomate, el perejil, las espinacas y tantos otros que cultivamos para producir los alimentos. De esta manera, los residuos de estas hortalizas podrían ser la solución a uno de los problemas medioambientales más graves a los que nos enfrentamos, el de la contaminación por plástico.

“A veces me cuesta ser optimista; pero mirando con perspectiva y a largo plazo, la solución la tenemos aquí. Si se adaptaran las leyes y se pusieran en marcha las medidas necesarias; que por otro lado están ya en la hoja de ruta de la Unión Europea, hacía mediados de este siglo los desechos del sector Agro, tan potente en una región como Andalucía actualmente, podría ser la alternativa al plástico”, aseguró en su charla ante los alumnos de El Pinar Guzmán.

La experta en Ciencias de los Materiales, con una dilatada carrera investigadora en distintas instituciones y autora de numerosas publicaciones en medios especializados -incluida la Fundación Española para la Ciencia– forma parte de un equipo de trabajo de vanguardia en el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea ‘La Mayora’ (IHMC), dependiente del CSIC y de la propia Universidad de Málaga (UMA) y uno de los centros de referencia internacional en el ámbito de la I+D aplicada en el Sector Primario.

TRABAJO PIONERO

Su línea de acción pivota sobre un campo de investigación que se postula como una de las grandes esperanzas en la reducción de residuos procedentes de derivados plásticos a través del aprovechamiento de los desechos orgánicos (biomasa) como materia prima para la creación de nuevos materiales que, en este caso sí, serían respetuosos con el ecosistema y fácilmente biodegradables; optimizando la cadena de reciclado y estimulando la economía circular en regiones en las que, como es el caso de Andalucía, tanto se depende del Sector Primario; ofreciendo alternativas de negocio verde a emprendedores.

Con su disertación en clave divulgativa ante los alumnos de enseñanzas obligatorias y postobligatorias de El Pinar ha dado comienzo hoy la X Semana de la Cultura y la Ciencia del centro. La jornada ha continuado con la charla de la profesora en narrativa de Videojuegos Marta García Villar, docente en la Escuela Superior de Videojuegos y Arte de Málaga (EVAD), quien ha hablado de las claves de guión que entran en juego en la fase de desarrollo de este campo que capitaliza las opciones de opción de jóvenes y mayores en la sociedad actual; así como de las opciones labores de esta industria.

Esta otra charla, que se ha sustanciado por Videoconferencia y a tiempo real a través de Meet para llegar a todos los grupos de Secundaria y Bachillerato de la institución académica, ha suscitado un enorme interés entre los estudiantes de los cursos superiores de El Pinar, dada su familiarización con las iniciativas de Gaming.

La Semana de la Cultura y la Ciencia del Colegio El Pinar se convertido en uno de los eventos empírico-divulgativosmás importantes del calendario escolar malagueño, una propuesta académica que este año cumple su décima edición y que vuelve con fuerza renovada y en formato telemático ante las circunstancias del COVID-19. En el ‘Año Internacional de las Frutas y Verduras’  el principal eje temático de la programación, como no podía ser de otra forma, se centrará en la producción de alimentos y materias primas del Sector Primario, cuyo valor y esencialidad ha quedado evidenciado en esta enorme crisis planetaria,  en la que de igual manera se están demostrando fundamentales las Tecnologías de la Información y de la Comunicación, que están siendo claves a la hora de amortiguar el impacto social, laboral, económico y formativo de un virus que se fortalece con la movilidad y la interacción entre personas. El de las TIC es, por tanto, el otro gran tema que va a centrar las actividades y talleres de esta semana temática.

X SEMANA DE LA CULTURA Y LA CIENCIA: PRENSA
leer todo

COLEGIOS DEL SIGLO XXI

EL PINAR; a la vanguardia educativa

María José Salom, directora del Colegio El Pinar; Rachel Evans, directora de Novaschool Sunland International de Grupo Educativo Novaschool; y Pancho Campo, socio y director de Desarrollo de The American College in Spain, participaron en un encuentro online organizado por Diario SUR el pasado martes para debatir los retos actuales de la educación en la provincia

El pasado curso fue un verdadero desafío para la educación en España y este apunta a no ser menos complicado dadas las circunstancias. Aún así, gracias al esfuerzo de todos los que conforman la comunidad educativa, se ha conseguido establecer una seguridad razonable en los centros, demostrando la enorme capacidad de adaptación de nuestras escuelas.

En cualquier caso, son muchos los retos que se plantean, tanto coyunturales como estratégicos, y para abordarlos Diario SUR organizó el pasado martes la mesa técnica online ‘Colegios del S.XXI, formar como alumnos y como personas a los líderes del mañana’.

El encuentro, dirigido por la periodista Carmen Alcaraz, contó con la participación de María José Salom, directora del Colegio El Pinar; Rachel Evans, directora de Novaschool Sunland International de Grupo Educativo Novaschool; y Pancho Campo, socio y director de Desarrollo de The American College in Spain.

Como punto de partida, los profesionales abordaron cómo se ha afrontado la situación del último año desde los respectivos centros.

«Nosotros implamos desde hace años el sistema ITAE, basado en las Tecnologías de la Información y de la Comunicación. Con este sistema, desde quinto de Primaria hasta Bachillerato los alumnos elaboran sus propios temarios. Los profesores crean un esqueleto y ellos van completando el contenido con la ayuda de la tecnología y a través de Google. Esto implica mucha digitalización, no solo entre los estudiantes, también para las familias. Todo ello nos permitió que, en el confinamiento, el viernes nos fuéramos a casa y el lunes retomáramos las clases con normalidad de manera online» explicó María José Salom. La directora confesó que, en el caso de la Educación Infantil, el proceso fue algo más complicado por la edad de los pequeños, pero la experiencia del profesorado solventó cualquier dificultad. «De hecho, hicimos el experimento de seguir trabajando en cooperativo online, y funcionó», añadió la directora.

COLEGIOS DEL SIGLO XXI
leer todo

MUSIC AND SOUND

LOS SONIDOS de EL PINAR 

 

La info; en DIARIO SUR (CLICK AQUÍ)

‘Noice, sound and Silence’. Podría parecer el título de un tema de ‘Simon and Garfunkel’, pero no lo es. Sin embargo, todo queda en claves de pentagrama. En este curso tan atípico, que sigue estando marcado por la Pandemia y en el que tantos esfuerzos están llevando a cabo los profesionales de los centros educativos para que la necesaria e imprescindible actividad lectiva presencial pueda proseguir con seguridad, surgen iniciativas tan creativas y originales  como la que ha planteado el equipo docente de Segundo Ciclo de Primaria capitaneada por la profesora titular del área de Música Ángela Ávila quien para introducir a sus alumnos en los conceptos curriculares de ‘Ruido, Sonido y Silencio’ -materia de estudio básica en el itinerario académico de los pupilos de Tercero y Cuarto de Primaria- ha diseñado un plan didáctico de trabajo de campo dirigido a más de 140 alumnos de los cursos de Tercero y Cuarto, que durante ocho semanas les ha convertido en verdaderos ‘técnicos de sonido’ que sonómetros en mano, han ido registrando la exceso de decibelios, así como su naturaleza en espacios clave del recinto educativo para estudiar la incidencia de las clases lectivas al aire libre y ventanas abiertas en relación al concepto de contaminación acústica como consecuencia de estas medidas ante COVID.

El trabajo se ha extendido a lo largo de ocho semanas y el resultado final ha sido la elaboración de un completo ‘mapa sonoro’ del centro -concepto acuñado por el célebre compositor Murray Schafer- en el que se ordenan con todo lujo de detalles las áreas de las instalaciones en función de la intensidad de los decibelios registradas en ellos. Uno de los objetivos básicos era la visualización de manera gráfica y bajo la idea de ‘vivenciar el aprendizaje’ la incidencia en términos acústicos del uso intensivo que este año se está dando a los espacios exteriores y al aire libre para reducir los riesgos de transmisión de aerosoles.

Para la correcta organización del trabajo, Ávila dividió a los estudiantes de cada uno de los grupos de Tercero y Cuarto de Primaria en grupos de cuatro/cinco alumnos con distintos roles: Team Manager; Tablet Manager -puesto que la medición del sonido se llevaba a cabo con una apps específica instalada en tablets- y el anotador de datos; que era el encargado de registrar los datos de las mediciones.

Pero el proyecto no terminaba ahí. Una vez recogidos y tabulados los datos en el marco de la investigación de campo, cada uno de los grupos debía elaborar un informe con la valoración de la situación y las posibles soluciones para mejorar las condiciones y amortiguar, en la medida de lo posible, el impacto de esta contaminación acústica coyuntural. Esta singular propuesta didáctica ha merecido la atención del medio de referencia en la prensa malagueña: 

MUSIC AND SOUND
leer todo

Innovación contra el COVID


Aplicamos el conocimiento en pandemia

La irrupción del COVID 19 y especialmente el duro confinamiento al que, al igual que el resto de la sociedad, tuvieron que enfrentarse los alumnos de Secundaria del Colegio El Pinar el pasado mes de marzo, no solo ha llevado a un cambio en los hábitos de vida de estos jóvenes y a su manera de enfocar las relaciones sociales si no a los propios temas de estudio e incluso a la perspectiva académica de su itinerario formativo. Una situación que, en el caso de la asignatura de Programación y Robótica -que en nuestro tiene carácter curricular desde el curso 2015/16 en toda la etapa de Secundaria- ha supuesto una reorientación de la actividad didáctica hacia proyectos vinculados con la actualidad de la Pandemia y las normas de Seguridad e Higiene que ha impuesto la nueva realidad.

Diseños y desarrollo de dispositivos con accionadores que evitan el toque de superficies como el botón que permite las descarga del wc, brazos motóricos que se convierten en pulsadores de los grifos del baño, reduciendo el riesgo de contagio por contacto; sistemas de medición de temperatura -termómetros artesanales- construidos con placas electrónicas de Arduino -herramienta de trabajo en las clases de Robótica de Cuarto de ESO- por los propios estudiantes; o la joya de la corona; un pequeño robot dispensador de gel hidroalcohólico al que los estudiantes aún no han puesto nombre oficial, pero que ya ha sido probado con éxito decenas de veces por cientos de alumnos en las entradas y salidas escalonadas de los accesos al colegio.

Son algunas de las ideas con las que ha arrancado el trabajo en las clases de Programación y Robótica de un curso que ha supuesto la vuelta a las clases presenciales, pero que será recordado por las singulares medidas de distancia social e higiene que nos sigue imponiendo la pandemia.

Innovación contra el COVID
leer todo

RADIOGRAFÍA DE UNA ‘NUEVA NORMALIDAD’ EDUCATIVA


EL RETO lectivo

Excelente radiografía en el diario #MálagaHoy sobre la situación organizativa en este primer tramo de curso en centros malagueños de distinta titularidad, nivel educativo y adscripción.
▶️ Este completo reportaje a doble página analiza estas semanas de vuelta al cole con enseñanza presencial, en las que ha quedado sobradamente claro que los centros son los espacios más seguros para el día a día de nuestros menores.
▶️ Una decena de entidades académicas de la provincia, entre las que se encuentra la nuestra como único colegio-instituto privado, cuentan su experiencia y destacan el uso de espacios exteriores, higiene, mascarillas y protocolos estrictos, con zonas de ‘respiro’, como el gran aliado ante el COVID-19. Los 21.000 metros cuadrados de superficie y la amplitud de nuestras instalaciones se confirman como la gran baza de nuestra comunidad educativa en estos tiempos y nuestra principal ventaja.

En declaraciones a Málaga Hoy: “Hemos hecho pistas nuevas y tenemos mucho espacio, los niños se llevan sus libros y organizamos la materia para que pueda impartise fuera”, explica María José Salom, directara del colegio. “Esas horas son de descanso de mascarilla y para continuar con el trabajo cooperativo, no hemos querido perder esta seña de identidad del centro, que trabaja por proyectos”, agrega.

Para cuando tengan que darse los confinamientos temporales, se ha activado la formación a ‘tiempo real’. Han instalado un sistema de cámaras para poder dar la clase en directo. El estudiante puede conectarse a través de zoom. Aún así, destaca Salom que “no podemos darle toda la importancia a lo académico, la enseñanza no son solo lecciones”. Y prueba de ello es que los colectivos con algún tipo de riesgo y que temían más al contagio comenzarón el curso en el aula espejo pero ya se están incorporando al centro.

Lo que llevan peor los docentes de este colegio es la dificultad de la mascarilla, el ruido al tener siempre ventanas y puertas abiertas y, por encima de todo, conectar en la distancia. “Le están cogiendo miedo al contacto, tememos que luego les cueste recuperar esa confianza”, señala Salom.

RADIOGRAFÍA DE UNA ‘NUEVA NORMALIDAD’ EDUCATIVA
leer todo