Comunicación

CAMINO AL COLE


A CLASE EN MODO ‘ECO’

Arranca la segunda temporada del Bus Verde, la iniciativa de ‘desplazamientos activos’ que desarrolla nuestra institución académica para incentivar la práctica de ejercicio diario entre el alumnado de Enseñanzas Obligatorias, a la vez que se fomenta el respeto por el medio ambiente y la conciencia ciudadana sobre el cuidado del entorno y la importancia del ecosistema

Con una media de asistencia diaria de medio centenar de alumnos durante la primera edición, el proyecto vuelve esta campaña con el reto de involucrar a más niños y jóvenes que tendrán la oportunidad de convertir literalmente sus pasos en recursos económicos para apoyar la acción social de una ONG que será elegida por los propios participantes a la conclusión del curso

En esta era de inmediatez y tiempos cortos para largas distancias, dos kilómetros y medio pueden no parecer gran cosa. A penas media hora de camino entre un parking y el centro educativo al que cada día acuden, como ocurre en tantos otros lugares de España, cientos de escolares. Sin embargo, unos pocos miles de pasos multiplicados por muchos días, decenas de niños, y un enorme anhelo por cambiar las cosas, pueden convertirse en algo grande. Este es el espíritu con el que arranca la segunda temporada del Bus Verde, una iniciativa multidisciplinar que se presenta este año con el objetivo de volver a motivar a alumnos y familias de la comunidad educativa en la realización de ejercicio diario, promover los desplazamientos activos a edades tempranas y fomentar el respeto por el medio ambiente en un mundo que, desde luego, no anda sobrado de gestos voluntades y gestos amables.

El proyecto, que nació la pasada primavera como un pilotaje pionero para la fijación de pautas de vida sana en escolares, se renueva este año añadiendo nuevos retos a los ya iniciados en abril de 2018. Una de las principales novedades es la que tiene que ver con los objetivos propuestos a los participantes: Los alumnos tendrán la oportunidad de canjear cada kilómetro recorrido en sus travesías por ayuda directa a una ONG de perfil por determinar -en estos momentos se valoran diversas posibilidades (desarrollo sostenible, innovación en el transporte y seguridad vial, protección del medio ambiente, etc.)-, asociación que será elegida antes de final de curso de entre varias propuestas y a modo de cierre de proyecto.

 De esta manera, se valorará el grado de compromiso de cada uno de los estudiantes inscritos -hasta el momento se contabilizan en torno a medio centenar de niños y jóvenes de diferentes edades y etapas educativas- con un mecanismo que, a semejanza de una calculadora, transforma días de asistencia y continuidad en la práctica por dinero contante y sonante que irá a parar a una hucha común cuya recaudación final se donará a la Organización sin ánimo de lucre que sea designada, en función de sus intereses, por los menores.

A título particular y dado el reporte positivo que ya ha tenido en la primera edición de la actividad, se mantendrá el programa de mejora de nota en la asignatura de Educación Física. Cada uno de los inscritos podrá aspirar a un incremento de hasta 0,5 puntos en la citada materia siempre que se acredite una participación superior a las diez sesiones.

En el apartado medioambiental, el Bus Verde se presenta con el aval de haber logrado evitar la emisión durante la pasada campaña de 600 kilogramos de CO2 a la atmósfera, que es justo la cantidad de dióxido de carbono ahorrada por los 2,5 kilómetros que dejan de recorrer decenas de coches cada día; un dato que se calcula según las reglas propuestas por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía de España (IDAE) en su página web.

Esta huella de carbono es el equivalente al aire que limpia una superficie forestal de 5.000 metros cuadros o, lo que es lo mismo, unos 80 árboles, siguiendo las estimaciones que nos aportan los portales especializados reforestum.es o arbolesparasiempre.org

En resumen, volvemos a arrancar el ‘motor’ eco del Bus Verde pensando en los beneficio para el ecosistema, en la mejora de la salud de nuestros alumnos, en el fomento de la actividad física y en las bondades que reporta un ejercicio moderado que según los expertos en Neuropsicología y Neurociencia es la mejor medicina para estimular las capacidades cognitivas de los niños y niñas en edad escolar.

 

BIOESCUELA

La iniciativa del ‘Bus Verde’ viene a sumarse al plan integral para el fomento de hábitos de vida saludable y mejora del entorno del centro que desde hace varios cursos lleva a cabo El Pinar, un proyecto global en el que se incluyen actuaciones para la optimización del reciclaje, promoción del deporte y la alimentación equilibrada, gestión de residuos y actuaciones de eficiencia energética, cuidado de zonas verdes, cultivo y consumo de alimentos saludables en el Agroaula de emprendimiento y otras acciones que buscan implicar a toda la comunidad educativa en la creación de la primera ‘bioescuela’ con impacto ambiental reducido en el Valle del Guadalhorce.

CAMINO AL COLE